Lección médica: La hiperventilación

Hiperventilacioìn

TEXTO ALBA GÓMEZ

ILUSTRACIÓN OLIVER NAVARRO

Es viernes. Pongamos que sales a Apolo. Un chupito de Jägermeister. Y dos. Y tres. Un chico con barba ¿Has visto la última de Xavier Dolan? Unos bailoteos  tontos. Y acabáis en un taxi dirección su casa. Una vez en su cama todo sale rodado. Empiezas a sudar. Te maldices por no haber ido a la última clase de spinning. Te preguntas por qué corcho estás pagando sesenta euros al mes. Y mientras te sumes en tus pensamientos empiezas a notar un hormigueo en el pecho. No sabes si estás a punto de llegar al éxtasis o si vas a morir. Se te agarrotan las manos. Y luego las piernas. Amiga, estás sufriendo una crisis de tetania.

Tu falta de ejercicio ha hecho que hiperventiles. Con la hiperventilación eliminas menos CO2 de tu cuerpo y sube el pH de tu sangre. Este cambio brusco de pH hace que la albúmina, una proteína que acompaña siempre el  calcio, se separe de él. Tu músculo no puede utilizar el calcio y se contrae produciendo esas parestesias y espasmos dolorosos. Moraleja. Desapúntate del gimnasio y ve andando al trabajo. Al menos te ahorrarás los sesenta euros.

 

 

 

 

 

21.12.15 Guardado en: Articulos, , , , Comentarios: 1

1 comentario

Deja un comentario